Gestion Emprendedora


Emprendedores, hay que tomar decisiones… ¿especulando? ¿calculando? by cardume
agosto 28, 2007, 2:53 am
Filed under: 746, calidad, Costos, Emprendimiento, Gestión, gestionemprendedora, negocios

Toda la ciencia de la Administración se basa en sistematizar conocimientos y experiencias para tomar decisiones racionales. No tiene otra finalidad: hacer del proceso decisorio un proceso racional. Dentro de este contexto, se distinguen 2 corrientes: la especulativa, que dice que la Gestión es un arte y por lo tanto el proceso se basa en la capacidad de especulación humana, y la cuantitativa, que dice que la Gestión es una ciencia y por lo tanto el proceso decisorio se basa en el diseño y aplicación de modelos, ojala cuantitativos. Me honra pensar en que estoy alineado en esta segunda corriente, y que las decisiones son racionales en la medida en que se fundan en las matemáticas. Aquí reproduzco un artículo escrito y publicado en Octubre de 2005 referente a uno de esos modelos de toma de decisiones racionales, muy simple y al mismo tiempo muy útil.

Tomar una decisión es elegir entre alternativas, y es todo un arte porque se pueden tomar buenas y malas decisiones. Si las decisiones nos afectan solamente a nosotros, podemos darnos el lujo de ser artistas. Pero cuando afectan a otras personas (por ejemplo, en su empleo o en la estabilidad familiar) debemos tratar de transformar el arte en ciencia y amparar las decisiones bajo el manto de la racionalidad. Aquí les muestro uno de los tantos algoritmos matemáticos para adoptar decisiones racionales, muy simple y muy lógico: el criterio de Hurwics.

La receta es la siguiente:

a) analizar el problema, sea cual sea, y construir su Tabla de Ganancias. Esta es una tabla en que debemos ser capaces de identificar la “máxima ganancia” y la “Mínima ganancia” en el mismo. Por ejemplo, dedicar mis últimos $ 2.000 en comprar una moto puede significar una máxima ganancia de $ 1.500 por dedicarla a “mototaxi”, o una mínima ganancia de $ -500 (un gasto o una pérdida) por dedicarnos solamente a pasear con ella. En general, todo problema al que nos enfrentamos tiene una estructura tal que es posible asociarle estos 2 valores: la compra de una moto, hacer una torta en la cocina, o salir con Susana vs. María.

b) identificar un @ tal que “resuma” el entorno en el que se debe tomar la decisión. Se llama “Coeficiente de Optimismo”, y es una probabilidad, un valor real entre 0 y 1. Este @ nos indica el grado de “optimismo”, el nivel de probabilidad de que ocurran cosas tales que permitan que esas cosas influyan en la decisión y sus resultados. Por ejemplo, comprar la moto puede depender de si se encuentra una moto en el mercado que cumpla con ambas exigencias (dedicarla a negocio, o a placer). O el hecho de estar en plena campaña electoral y que sus resultados afecten significativamente la decisión y su entorno (usar esos $ 2.000 en ahorros por el “qué vendrá”). Supongamos que el @ adquiere un valor 0,3 para nosotros; es decir, estamos “optimistas” en un 30% en que las cosas se darán como pensamos que se debieran dar.

c) aplicar la fórmula del algoritmo (procedimiento) de Hurwics, que es la siguiente: la Ganancia de la decisión, G, es igual a…

G= @ x (gan. máx.) + (1 – @) x (gan. mín.)

d) trabajar con varios valores de @ (porque la vida tiene rangos de ocurrencia en sus eventos, nunca una probabilidad única) y elegir aquella G que nos satisfaga dadas nuestras @ más probables.

Por ejemplo, con los datos entregados y el análisis de situación efectuado, llegamos a que @ vale para nosotros 0,3.- Entonces

G = 0,30 x 1.500 + (1 – 0,30) x (- 500) = 100

¿Cómo evaluamos? Si estamos seguros de que el valor de @ representa fielmente el entorno de la decisión, entonces comparamos los $ 100 de G con los $ 2.000 de la inversión (nuestros últimos quintos) y llegamos a que representan un 5%.- La cuestión es… ¿te meterías al negocio de mototaxista si sólo vas a ganar un 5%?

Les dejo la tarea de calcular G para un @ de valor 0,50 (mitimiti, o ni para tí ni para mí) y ver si les conviene tomar la decisión. Fíjense que el resultado es G = 500 o un 25% de la inversión. ¿Se animan ahora?

Este pequeño algoritmo no abarca todas las implicancias matemáticas de un juego en que se toma una decisión, pero para emprendedores que están comenzando y no tienen conocimientos profundos de la materia les sirve y es muy útil. Es tan útil que tiene otro nombre: gambler criteria o criterio del jugador. Representa lo que sucede dentro de la mente de un jugador de pocker cuando está jugando… y hay jugadores realmente buenos porque son capaces de calcular bien tanto las ganancias máximas y mínimas como el @ que las afecta, en todo problema al que se enfrentan.

Si usted, como emprendedor, adquiere la capacidad de tomar decisiones racionales, tendrá recorrida la mitad del camino al éxito.


Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: