Gestion Emprendedora


Emprendedor, preocúpate de tu Capital Intelectual, no tanto de tu Capital Real. by cardume
agosto 30, 2007, 2:31 pm
Filed under: 746, calidad, Costos, Emprendimiento, Gestión, gestionemprendedora, negocios

A veces me dedico a pensar en lo que sucede en el ejercicio profesional y saltan alguno detalles que en su momento pasaron desapercibidos. Posteriormente los consulto con colegas amigos, al frío de unas cervezas en estas calurosas noches cruceñas, y nos damos cuenta de que no son singularidades sino más bien configuran el caso general. Uno de esos detalles es el enfoque de los emprendedores respecto a su capital, su verdadero capital. Si hicieran un pequeño survey y les pidieran “lísteme los componentes de su Capital” con seguridad que obtendrían una larga lista de bienes físicos, desde máquinas hasta edificios, escritorios, locales de expendio, sucursales, etc. Ninguno les incluiría en su lista su Capital Intelectual, que a la postre es el verdadero capital de un emprendedor. Ninguno tiene clara la película y creemos que ésta es una de las principales razones por las cuales los emprendedores no crecen; es que no saben crecer.

El Capital Intelectual se define como los activos intangibles de una organización. Son aquellos componentes que contituyen el “Valor” de una empresa, y muchas veces valen más que los bienes reales, tocables. Siempre salta como ejemplo el valor de la marca “Coca Cola”, y aunque trillado, es real, muy real. Si alguna vez la firma Coca-Cola saliera a remate, casi todos pujarían por la marca y solamente los desubicados pujarían por los edificios, camiones y otros bienes reales. Es que ése es el verdadero Capital de esa firma.

El Capital Intelectual contiene muchos componentes intangibles, uno de los cuales es la marca. Pero también existen componentes internos en la organización, como el ambiente laboral o la cultura organizacional. Todos ellos configuran el “valor” de la organización como tal, y se supone que un emprendedor avispado debería tener su ojo puesto en ese Capital en lugar de no dormir para cuidar el otro, el que se puede tocar. La pregunta del millón es… ¿por qué no sucede éso?

Creemos que hay 2 razones para que ello suceda, y son razones que las hemos detectado en la calle, en el ejercicio profesional:

a) el concepto de “Valor” como un elemento intangible es relativamente nuevo en la jerga y conceptualización de gestión. No viene más allá de los años 90 y su difusión y aplicación se ha dado más en las grandes empresas que en el conglomerado pequeño, que son la mayoría. Herramientas como el Balanced ScoreCard, o enfoques como el de Estrategia Competitiva, se han encargado de difundirlo entre las empresas clientes de sus creadores, y luego han saltado hacia organizaciones de la misma envergadura. Entre los chicos no se ha dado con la misma intensidad. De ahí que si le preguntan a un pequeño emprendedor, no es nada de raro que no les hable de sus intangibles, porque para él no existen. O mejor dicho, no los detecta… pero existen.

b) el pequeño emprendedor saca sus primeros conocimientos mercantiles del modelo contable (la Contabilidad), a través de su Contador. Este profesional, que bien usado puede ser una gran ayuda, se encarga de traspasar su esquema mental a su cliente, el emprendedor, y lo hace pensar en términos de igualdades, de activos, de pasivos, y todas esas cosas. Por supuesto, tras toda esa capacitación está siempre flotando el principio contable por excelencia: el costo real. Todo tiene un costo, y debe ser un costo real. ¿Y la marca? Bueno… valorémosla a lo que nos costó el trámite. Con este profesor no es raro que un emprendedor piense siempre en términos de Capital Real, y el otro… no existe. Para un emprendedor de esta escuela, un Premio Nobel de química y su ayudante tienen el mismo “valor” si es que ganan lo mismo.

El emprendedor debe comprender, y alguien tiene que decírselo, que su Capital Real es sujeto de depreciación, que sus máquinas y edificios son cada vez más viejos, y que por ese lado es cada vez más pobre. Por otra parte, si fué inteligente e hizo crecer su Capital Intelectual, su riqueza irá en aumento por la lealtad sembrada y cosechada entre su clientela y por la apertura de sus rangos de acción merced a un buen manejo de la información y las relaciones. He conocido emprendedores de ese tipo, que comprendieron bien en donde estaban realmente sus intereses, y que con el tiempo terminaron por liquidar su Capital Real y dedicarse solamente a explotar su Capital Intelectual haciendo de intermediarios. ¿Para qué matarse produciendo si lo puede hacer otro, mientras uno se dedica realmente al NEGOCIO, que es encontrar un cliente y cerrar un trato? Eso es identificar el VALOR y explotarlo.

Ahora bien, ¿qué es el Capital Intelectual? Podría darles una larga charla al respecto, pero prefiero que acudan a este interesante artículo aparecido en la revista española Entelquia y aprendan de él. Sus autores son voces mucho más autorizadas que yo en la materia.

Artículo sobre Capital Intelectual


Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: