Gestion Emprendedora


¿Talleres o gallineros? by cardume
diciembre 10, 2007, 6:12 pm
Filed under: 746, calidad, competitividad, Costos, Emprendimiento, Gestión, gestionemprendedora, negocios

Visiten un taller de , Bolivia, Chile, Perú o de cualquier país latino: parecen gallineros. Todo desparramado, el suelo lleno de desperdicios y chatarras, un desorden descomunal, los operarios sucios y llenos de grasa, trabajos en proceso amontonados por todos lados, las herramientas en cualquier sitio. Vayan ahora a la casa de esos operarios, y verán el mismo desorden. Trasládense ahora (en alfombra mágica) a un taller de Japón: ¡parece un laboratorio! Las herramientas en su sitio, los trabajos perfectamente ordenados y organizados, todo se registra, no existen desperdicios en el suelo, los operarios vestidos con impecables overoles (a menudo de color blanco). Y lo mismo verán en sus casas. ¿Qué hace que los japoneses sean más limpios y ordenados que nosotros? ¿Son de otro planeta? No. La culpa la tiene LA CULTURA DE LAS 5 S’s.

Las 5 S’s representan cinco conceptos culturales japoneses, insertados en el mundo laboral y personal de los japoneses. Es una cuestión cultural nipona llevada al ambiente laboral, a partir de los esfuerzos de implantar la calidad después de la segunda guerra mundial, con Deming y otros americanos “prestados” al Japón luego de su rendición. Estos conceptos nacen de su raíz religiosa sintoista y taoista, que asimilan la limpieza del cuerpo a la limpieza del alma.

Seiri – Clasificar – en su lugar de trabajo debe haber sólo lo necesario para desarrollarlo. Todo lo demás, debe estar guardado en el lugar que le corresponde, o ser desechado. Mire su escritorio… ¿cumple con el Seiri?

Seiton – Orden – un lugar para cada cosa y cada cosa en su lugar. Mire su closet donde guarda su ropa… ¿cumple con el Seiton?

Seiso – Limpieza – más importante que limpiar es no ensuciar. Mire sus manos, su ropa, el suelo de su taller…

Las 3 S’s anteriores se denominan “visuales”, porque se aplican a partir del principio de “cualquiera debe ser capaz de distinguir entre condiciones normales y anormales de una ojeada”. ¿Se cumple ese principio en su taller? ¿Están las instalaciones eléctricas conforme a las normas establecidas, a la vista, y con las especificaciones correctas? ¿O son un monton de alambres? Si Ud. llega a su taller, ¿domina de una mirada todo lo bueno y lo malo que allí hay? Por último, si llega a su casa y abre su closet…¿seiri, seiton,seiso? ¿O es el despelote de todos los días, con los calcetines colgando de las perchas y las camisas y los calzoncillos amontonados en el mismo cajón?

Ejemplos de las 3 S’s dictadas: demarcación de pasillos en la planta, marca de las siluetas de los útiles y herramientas en los escritorios o en tableros colgados, identificación escrita de contenidos en los cajones y archiveros, líneas pintadas que indican límites de la zona de desechos, gráficas de cumplimiento de objetivos, reglamentos internos, señalética adecuada, etc.

Sigamos…

Seiketsu – Estandarización – crear las reglas (procedimientos, estándares) para lograr el mantenimiento de las 3 primeras S’s. Por ejemplo, horarios fijos de entrada y salida, forma de pago, uso de uniformes, receptáculos para basura, uso de cascos con colores de distintos significados, formatos de formularios, procedimientos de primeros auxilios y contra accidentes, etc.

Shitsuke – Disciplina – crear el hábito de realizar y mantener estríctamente los procedimientos diseñados, de apegarse a las normas establecidas. Quizá esta última S es la más dificil de ejecutar por nosotros, latinos, pero… hay que hacerlo. La letra con sangre entra…. y hay que hacer lo imposible para que entre.

Estos 5 conceptos constituyen toda una metodología y un sistema de vida, que adoptada y aplicada apropiadamente se traduce en reales beneficios, tanto en la autoestima de los trabajadores como en los rendimientos del trabajo. No es dificil de desarrollarla, basta con querer hacerlo.

En nuestra Consultora hemos implantado varios programas de 5’s, en rubros distintos que van desde la metalmecánica hasta la industria de procesamiento de maderas, y los resultados han sido impresionantes. Los trabajadores se sienten tomados en cuenta como partes importantes del proceso, y los ahorros por disminución de pérdidas y menores desperdicios han financiado los programas en sólo 3 meses de operación de los mismos. Es que nuestras fábricas y talleres son, realmente, unos gallineros…. y no tienen por qué serlo.

Sayonara!


Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: