Gestion Emprendedora


¿Qué es el futuro? Una aproximación lógico-matemática… ¿o un manoseo mental? by cardume
diciembre 14, 2007, 5:28 pm
Filed under: 746, calidad, competitividad, Costos, Emprendimiento, Gestión, gestionemprendedora, negocios

Me gusta mucho pensar, es uno de mis deportes favoritos. A veces me encierro en mi oficina, frente al pizarrón de pared entera, y me pierdo días completos mientras mis colaboradores tratan de botar la puerta. Por eso me gusta tanto la capacitación, y parte de la metodología de capacitación es hacerlos pensar… incluso en lo impensable. Por ejemplo, sobre el futuro. Se pudiera decir que el futuro es algo que está más allá del presente. De perogrullo ¿no? Pero si el presente lo expresamos como P y el “más allá” lo llamamos t y lo hacemos tan pequeño como querramos (incluso infinitamente pequeño), entonces el futuro F sería la ecuación F = P + Δt y ya deja de ser de perogrullo; ya adquiere forma y significado concretos. Pensando de esta manera podemos llegar a comprender por qué una liebre nunca le ganará una carrera a una tortuga si es que parte antes. ¿Por qué decimos que adquiere forma y significado? Porque mirar la fórmula implica también preocuparse de una serie de otros aspectos; por ejemplo, ese Δ (delta) ¿va para adelante o para atrás? Interesante pregunta que implica a su vez entrar en los laberintos de la variable “tiempo”. Y si nos preguntamos en dónde se manifiesta ese fenómeno, entramos a tallar con la variable “espacio”. Y si juntamos el dónde con el cuándo, nos codeamos con Einstein y su “espacio-tiempo”, en el que nada es cierto porque las variaciones crean sus propias variaciones. Como ven, esa simple formulita nos puede tener pensando una semana entera.

Pero, como somos Gestores y queremos ganar dinero y no el Premio Nóbel, hagámoslo fácil. En primer lugar, digamos que el futuro es una categoría mental, no real. La misma raiz latina de la palabra lo indica como “algo que no es aún y no está en ninguna parte”. Según Decoufle, para efectos funcionales el futuro lo podemos visualizar desde tres perspectivas: como destino, como porvenir, como devenir.

El futuro como destino implica que no es cognoscible, simplemente acontece, sucede, fuera de todo control humano. Pero también es descifrable y sus “fuerzas ocultas” se pueden conocer. Ya hubieron oráculos, como el de Delfos, que se tomaron esa tarea para sí mismos. Esto implica, también, que podemos hacer uso de todo el instrumental científico para tratar de adentrarnos en lo que “aún no acontece”.

El futuro como porvenir implica mirarlo desde una óptica posible, como algo objeto de descripción imaginativa. La idea de Utopía y la ciencia ficción están en esta línea. Y también es una definición de caracter funcional, en el sentido de que lo posible es construible, dadas ciertas condiciones.

El futuro como devenir, o proceso histórico “encadenado” (pasado + presente + futuro), es la perspectiva que más uso tiene en el campo intelectual, e incluso en el mundo real, por sus características de aplicación objetiva de las distintas coyunturas. Las ideologías están en este campo.

Como gestores ¿qué interés tienen estas perspectivas? ¿Incluso la matemática? ¿Por qué perder el tiempo en su estudio? Porque de su análisis se nutre la ciencia de la planeación. La planeación, o prospectiva como también es llamada, cubre el estudio del futuro desde el muy corto plazo (presupuestación) hasta el vasto y abierto umbral de la incertidumbre (planeación estratégica), desde el estudio del número hasta el análisis de la probabilidad. Por ésto.

¿Les queda claro este pequeño resumen del tema al que he dedicado muchas tardes de reflexión y estudio? Les planeo otro problema acerca del futuro, y siempre dentro de la perspectiva de la herramienta matemática… a medida que nos adentramos en el futuro nos vamos acercando a un “resultado esperado” por llamarlo así, a un punto en que ni el tiempo ni el espacio se mueven, sólo existen. Matemáticamente ésto se llama la asíntota. Pues bien, a medida que nos acercamos a esa asíntota la diferencia se va haciendo cada vez menor, hasta infinitamente pequeña ¿verdad? La pregunta es… ¿la probabilidad de ocurrencia de eventos cualesquiera en esa pequeña diferencia es también cada vez menor? ¿O subsiste en forma plena la potencialidad de que ocurra algo, como un Big Bang (si es que nos situamos en el espacio-tiempo), por muy cerca que estemos de la asíntota? Fíjense que la respuesta a esta pregunta plantea serios desafíos a la planeación estratégica como ciencia, e influye en aspectos tan diversos como la naturaleza de los procesos de negociación, o de toma de decisiones de largo plazo, dentro del ámbito de la dimensión humana y su acto distintivo el “acto lingüístico”.


Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: