Gestion Emprendedora


El deporte de los Gestores: el montañismo – Parte 6 by cardume
diciembre 20, 2007, 5:22 pm
Filed under: 746, calidad, competitividad, Costos, Emprendimiento, Gestión, gestionemprendedora, negocios

En una excursión el saber orientarse es la diferencia entre la vida y la muerte. Si no sabes ubicar el Norte (y por ende, todos los demás puntos cardinales) podrás estar vagando ad eternum por las alturas, las laderas, las sabanas, los llanos… y no llegarás a ninguna parte. Y obviamente, en el intertanto se irán terminando el agua, los alimentos, y hasta las ganas de seguir adelante. Por lo tanto, hoy hablaremos de “orientación” y sus distintos métodos cuando no se tiene una brújula a mano. El mejor elemento de orientación es el sol, pero también se utilizan unos palitos, el reloj analógico, las estrellas, la luna, y hasta el musgo de los árboles. Todo es cuestión de saber.

Nosotros estamos en el hemisferio Sur, por lo tanto el sol de mediodía indicará el Norte. Si miras al sol de mediodía y extiendes los brazos en cruz, el brazo izquierdo indicará el Oeste y el derecho el Este. La espalda, el Sur. Simple ¿no? Este método es el más recurrido, pero a medida que nos acercamos al ecuador pierde eficacia porque el sol está cada vez más sobre nuestras cabezas.

Clava una vara en forma perpendicular al suelo; coloca una piedra en el punto extremo de la sombra de la vara y traza un círculo de ese radio. A partir de ahí, cada 10 minutos haz lo mismo con otra piedra y marca la posición de cada piedra; verás que después de varios “10 minutos” (o varias piedras) se empieza formar un círculo que cortará tu anterior. Une con una línea los 2 puntos en que se cortan ambos círculos y traza una recta: ésta indicará la dirección Este-Oeste, y su perpendicular pasando por la vara indicará la dirección Norte-Sur.

Si tienes un reloj analógico, ponlo en la tierra y clava una varita en las 12 de manera que su sombra pase por el eje 12-6. La bisectriz que parte en dos el ángulo que se forma entre el puntero horario y las 12 te indicará el Norte si lo haces en la mañana, y el Sur si lo haces en la tarde.

Clava una vara de manera que no de sombra: con su cara dirigida al sol. Luego de un tiempo, comenzará a proyectarse una sombra que indicará la dirección Este-Oeste. Este método es más exacto mientras más a mediodía estemos.

En las noches, ubica las 3 Marías y proyéctalas: la proyección indicará el Sur. Para ésto debes saber ubicar esos astros… aunque sea lo único que sepas de astronomía. Si conoces la Cruz del Sur, prolonga 3,5 veces la distancia entre la intersección de las 4 estrellas y la punta de la cola. El extremo de la proyección, en línea recta hacia el suelo, indicará la posición del Polo Sur.

La luna en cuarto creciente, la punta de sus cuernos muestran el Este. En cuarto menguante, la punta apunta hacia el Oeste.

Si estas perdido en el monte, acércate a un arbol y mira la parte baja de su tronco: donde hay musgo indica el Sur.

Como ven, no hay cómo perderse cuando no se dispone de una brújula. Personalmente, nunca me he perdido… excepto una tarde en plena ciudad, en que tuve que comenzar a peinar las calles para encontrar mi auto. Pero en el monte… ¡jamás!


Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: