Gestion Emprendedora


Creatividad como recurso renovable. by cardume

(Autor: prof. Benedicto González Vargas, Chile). “La imaginación es más importante que el conocimiento” decía Albert Einstein, y de seguro este notable genio del siglo XX lo sabía por su propia experiencia. He querido recordar a este gran físico, porque suele pensarse que la creatividad tiene más que ver con el mundo artístico que con otras áreas de interés humano y, piensan algunos, que es una suerte de talento innato que puede poseerse o no por oscuros designios divinos o complejas combinaciones genéticas, en ambos casos, recibimos dicho “don” de la manera más pasiva imaginable. Estas ideas son, en mi opinión, dos claros ejemplos de los lugares comunes absurdos que se repiten y creen respecto de este tema, tal vez, para justificar la propia falta de cratividad.

Si es cierto lo que he leído sobre este asunto, la creatividad es una habilidad y por lo tanto puede ejercitarse, pero ¡atención! hablar de la creatividad no significa ejercerla y muchas veces creemos ser creativos o diseñar actividades creativas para nuestros estudiantes solo porque en algún momento usamos esta palabrita mágica y, claro está, no es así.

Volviendo a la idea de ejercitar la creatividad es razonable pensar que muchas personas crean que ser creativo es hacer cosas nuevas que a nadie se le ocurrieron antes y, por ello, creen que la “mirada creativa” es aquella que “ve” lo que falta, lo que no existe y que “lo visualiza” y lo hace presente en el mundo.

Tal vez es así, pero creo que esa idea es demasiado simplista y disiento absolutamente de ella, porque creatividad no es “visualizar lo que falta” sino muy por el contrario ver lo mismo que los demás ven, pero mirar esa realidad desde distintos enfoques y puntos de vista, allí germina la creatividad, cuando rompemos la mirada rutinaria y nos conectamos con las inmensas posibilidades de cada esencia.

¿Suena esotérico? Me gusta el término (y varios llegarán hasta aquí con su lectura), pero no lo es. La Creatividad no es magia (aunque sus resultados lo parecen). Es ejercicio, ejercicio y ejercicio, con gran optimismo y apertura, pero ejercicio.
Parafraseando a Picasso: “La Creatividad existe, pero tiene que encontrarte trabajando”.

En un artículo de la Revista Ventanal de junio de 2006, firmado por Magdalena Piñera, aparece una comparación entre rutina y creatividad, interesante e imperdible: “La rutina, aquella que se repite sin la más mínima diferencia, aunque las circunstancias ameriten lo contrario, puede ocurrir sin usted. En cambio, la creatividad no permite su ausencia. Y en ese sentido, la creatividad le da un poder protagónico al que la ejerce y por lo mismo, aumenta su autoestima y…ello le convierte en un sujeto proactivo y creador. Es un círculo esta vez no vicioso, sino virtuoso”.

¿Puede alguien decirlo mejor?

Este tema es tan enorme (e interesante) que debo ceñirme a mi área específica: La Educación. Creo firmemente que un docente debe ser creativo, porque la creatividad (y esta es una opinión personal) es contagiosa. Un docente debe ser un permanente estimulador de la creatividad de sus estudiantes. ¿Puede estimular la creatividad alguien que no es creativo? ¿Puede “enseñarse” lo que no se es? Mi respuesta es NO. Un NO grande y desafiante. Un NO rotundo.

¿Queremos realizar una verdadera Educación para el Emprendimiento? ¿Queremos, verdaderamente, hablar de Liderazgo Significativo? Póngase a ejercitar la creatividad y…después conversamos.

A propósito, si todos podemos ser creativos, ¿cuál es la diferencia entre creatividad e innovación? Vuelvo a recurrir a Magdalena Piñera: “Si la creatividad es idear cosas nuevas, la innovación consiste precísamente en llevarlas a cabo”
Ser creativos es entender que la vida tiene una razón de ser, es un aprendizaje necesario y es la oportunidad para servir (ya nos pusimos new age otra vez).

Creo fírmemente que la verdadera revolución educacional pasa por abrirse a la creatividad de nuestros jóvenes, desencadenar en ellos procesos creativos que los hagan de verdad cambiar el mundo. En la Universidad conocí a muchos estudiantes de Pedagogía, simpatizantes de un izquierdismo añejo, fanático y violento que llamaban revolucionario o progresista. ¡El verdadero progresismo es propositivo! ¡La verdadera revolución es entregar las herramientas a nuestros estudiantes para que ellos cambien lo que nosotros no hemos podido cambiar.

Buscando en la web, me encontré muchas páginas sobre creatividad y una que me llamó la atención, porque intenta mostrar algunas estrategias concretas para desarrollarla, es la de Neuronilla, a la que se puede recurrir para buscar inspiración.

En definitiva, me parece que es crucial que los profesores entendamos que debemos sorprender a diario a nuestros estudiantes, que debemos desencadenar en ellos procesos creativos y que, nos guste o no, nuestro trabajo hará la diferencia en su formación.

Finalmente, copio del texto ya mencionado de la Revista Ventanal, las siguientes sugerencias:

¿Cómo ser creativo?

– Ampliando los horizontes.
– Aprendiendo a escuchar y a mirar.
– Eliminando de raíz la cultura del “No va a resultar”,
– Creyéndose el cuento: se puede.
– Alimentando la curiosidad.
– Dando siempre un espacio a la capacidad de soñar.
– Innovando sin temor ni nostalgia.
– Dando espacio a la reflexión, aún en medio de la vorágine de la acción.
– Con mecanismos de incentivo.
– Promoviendo la libertad, el debate, el derecho a pensar diferente.
– Enfrentando problemas concretos y buscándoles solución.

Y agrego uno: nunca permitan que la rutina les anquilose la mirada. Porque a diferencia del petróleo o del carbón, la creatividad es un recurso natural renovable.


2 comentarios so far
Deja un comentario

Me parece muy interesante el valor que se le da a la creatividad. Sin embargo creo que la creatividad debe ir acompañada invariablemente de una acción que prácticamente se nos ha olvidado: PENSAR.

Aquellos que crean e innovan deben seguir un juicioso proceso de pensamiento que potencie la metacognición, que permita conocer las diferentes opciones con sus puntos a favor y en contra para tomar decisiones acertadas. Solo pensando, creando e innovando se podrá cambiar a la sociedad. Solo si como docentes tenemos esto presente y somos concientes de que nada se puede enseñar sino que podemos estimular el desarrollo del pensamiento y de la creatividad en nuestros estudiantes, podremos permitir una verdadera educación. Pero para esto primero, ciertamente como usted lo afirma, debemos ser creativos, a lo que le añadiría, reflexivos y pensativos.

Si alguien desea ampliar éste comentario, lo invito a visitar la siguiente reflexión: http://reded.wordpress.com/2008/01/04/%c2%bfdonde-estan-los-grandes-pensadores-de-latinoamerica/

Lo felicito por su Blog, sin duda alguna lo añadiré a mis favoritos.

Saludos,

RedEd
http://reded.wordpress.com

Comentario por reded

Reded: en nombre de todos los lectores, muchas gracias por el aporte.

Comentario por cardume




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: