Gestion Emprendedora


Opinión: ¿Perderá la economía de Estados Unidos el apoyo del extranjero? by cardume

A medida que la economía estadounidense absorbe el impacto de la crisis hipotecaria, empiezan a surgir preguntas sobre si se debilitará el apetito de los inversionistas extranjeros por los activos estadounidenses. Durante años, EE.UU. ha tenido un déficit comercial muy alto con el resto del mundo. La denominada balanza de cuenta corriente mide la diferencia entre los bienes y servicios importados y los exportados. Últimamente, la balanza se ha inclinado por el lado de las importaciones para EE.UU., lo que significa que el país ha estado consumiendo más de lo que ha ahorrado. Las compras extranjeras de activos en EE.UU. tales como los bonos del Tesoro han ayudado a financiar ese consumo. Este desequilibrio ha inspirado toda clase de pronósticos sombríos sobre colapsos económicos e inversionistas que se alejan de los dólares y de los bonos del Tesoro estadounidense.

Si estos escenarios encierran alguna posible verdad, la actual crisis económica podría ponerlos a prueba.

Los economistas han discutido durante años sobre qué es lo que creó el déficit en la cuenta corriente. Entre los posibles culpables apuntan a un consumidor y gobierno estadounidense derrochador, además de la productividad y el desajuste en las tasas de cambio. Pero lo que les gusta aún más a los economistas es especular sobre qué es lo que puede revertir la situación.

Tras expandirse durante más de una década, la balanza de cuenta corriente empezó a estrecharse hace dos años. El déficit alcanzó al 5,1% del PIB en el tercer trimestre del año pasado, frente al récord de 6,8% en el cuarto trimestre de 2005.

También hay que darle crédito al dólar, que ayudó a incrementar la demanda por los bienes y servicios estadounidenses en el extranjero y, a su vez, contribuyó a encarecer las importaciones. El déficit necesita contraerse más para restablecer la armonía en el comercio global. El consumo de las personas podría ser la siguiente pieza del dominó en caer.

Tal como evidenciaron las decepcionantes ventas del sector minorista durante las fiestas navideñas, el consumidor estadounidense no está en buena forma. El problema es que este consumo es uno de los pilares de la economía del país y representa aproximadamente un 70% de lo que produce. Si los consumidores de este país se aprietan demasiado el cinturón, podría provocar una recesión que se expandiría al extranjero. El resultado sería un círculo vicioso en que el gasto extranjero en bienes de EE.UU. caería, agravando aún más la recesión. Si los inversionistas en otras partes del mundo se vuelven demasiado desconfiados respecto a la economía estadounidense, su atracción por los activos de este país podría
disminuir.

Algunos piensan que los consumidores en los países de rápido crecimiento, como China e India pueden compensar una desaceleración de EE.UU. Pero Stephen Roach, de Morgan Stanley, asegura que es una locura pensar que una recesión en EE.UU. no afectará a otros países. Según sus cálculos, los estadounidenses gastaron US$9,5 billones (millones de millones) en 2007, comparado con el US$1 billón que gastaron en China y los US$650.000 millones en India.

Por ahora, parece que los inversionistas extranjeros no se han cansado de los activos estadounidenses. El Departamento del Tesoro dijo la semana pasada que las entradas netas de capital extranjero en EE.UU. en noviembre alcanzaron el nivel más alto en casi dos años. Los fondos de inversión del gobierno, también conocidos como fondos soberanos, tropiezan los unos con los otros en su carrera por hacerse con participaciones en las alicaídas firmas financieras estadounidenses.

Sin embargo, hay pocas dudas de que el consumidor de este país está cuidando su bolsillo. Pocos saben con certeza cómo terminará todo esto, una de las razones por las cuales los inversionistas están tan nerviosos. “El gran tema macroeconómico de esta década es cómo se verá la cuenta corriente de EE.UU.”, dice Lou Crandall, economista jefe de Wrightson ICAP. “Cualquier ajuste requerirá un ajuste en el consumo de las personas y la pregunta es si éste será disciplinado”.

Fuente: Wall Street Journal (portafolio.com.co)


Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: