Gestion Emprendedora


El mercado inmobiliario de EE UU y su evolución by cardume
febrero 12, 2008, 6:48 am
Filed under: 746, calidad, competitividad, Costos, Emprendimiento, Gestión, gestionemprendedora, negocios

Probablemente lo que más le gustaría saber al presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Ben Bernanke, es: ¿Cuánto y por cuánto tiempo más caerán los precios de las viviendas en EE.UU?

Si los precios de las viviendas se encuentran cerca de tocar fondo entonces la Fed “y sus aliados en la Casa Blanca y en el Congreso” probablemente han desplegado fuerzas suficientes para evitar una recesión más aguda y prolongada. Pero si los precios continúan cayendo por algunos meses más, entonces la nueva versión del Comité para Salvar al Mundo, es decir, Bernanke y el secretario de Tesoro Henry Paulson, quienes tomaron el lugar de sus predecesores Alan Greenspan, Robert Rubin y Lawrence Summers, necesitarán artillería pesada y apoyo aéreo.

Obviamente, la caída de los precios de las viviendas no es el único desafío que enfrenta la economía estadounidense, pero si es el más importante.

El problema no se reduce a que la construcción de nuevas viviendas es, o solía ser, un sector y empleador importante. Se trata de que las viviendas son el principal activo de las familias estadounidenses.

Una baja persistente en su valor deprimirá tanto la riqueza como el espíritu de los estadounidenses.

La crisis también se remonta a que Wall Street, sin que muchos de nosotros lo supiéramos, construyó una frágil torre de valores bajo la premisa de que los precios de las viviendas en EE.UU. nunca bajarían, con excepción de mercados aislados. La premisa era errada y como resultado se han perdido miles de millones de dólares.

Wall Street no puede fijar un valor sobre todos sus instrumentos vinculados al sector hipotecario hasta que pueda establecer el valor de las viviendas vinculadas a dichos instrumentos. Y hasta que eso ocurra, la crisis crediticia probablemente se extenderá e intensificará.

Las empresas constructoras de viviendas ya han recortado la construcción de nuevas viviendas a una tasa anual de un millón de unidades. Esta cifra es inferior a los niveles registrados en mayo de 1991 y muy por debajo de lo que las empresas constructoras y la Fed habían anticipado que sería necesario para restaurar el equilibrio entre oferta y demanda. No obstante, la cantidad acumulada de casas y apartamentos sin vender, medidos de acuerdo al ritmo mensual de ventas, sigue aumentando. Y esto sucede pese al hecho de que el precio medio de una vivienda nueva “ahora en US$219.200” ha caído al precio de hace tres años. El economista de Merrill Lynch David Rosenberg predice que la construcción de viviendas tendrá que disminuir a 700.000 unidades al año antes de que el mercado se estabilice.

En tanto, el índice S&P/Case-Shiller, que mide el precio de las viviendas en 20 mercados metropolitanos, cayó otro 2,1% en noviembre (la cifra disponible más reciente) por decimosexto mes consecutivo. El índice se encuentra alrededor de un 8% por debajo del mismo período del año anterior. Por su parte, Rosenberg apuesta a que dentro de los próximos años, se observará una baja adicional de alrededor de un 20%.

La recesión que se avecina, si llega, probablemente no será tan leve como las recesiones de 1991 o de 2001. En un sondeo realizado por The Wall Street Journal a economistas, los entrevistados creen que hay un 40% de posibilidades de que esta recesión sea peor que las dos anteriores.

Sin embargo, los precios de las viviendas no han caído lo suficiente como para que los compradores se lancen al mercado. El porcentaje de estadounidenses que planean comprar una casa en los próximos seis meses está por debajo de los niveles de 1994, según Conference Board, un grupo de investigación que lleva a cabo encuestas mensuales de confianza de los consumidores.

Pronto, la economía recibiría una inyección de adrenalina proveniente del recorte de tasas y las rebajas de impuestos. Claramente la Fed prefiere errar por acción que por omisión: Bernanke respaldó un plan de estímulo fiscal y la Fed recortó su tasa de interés de un 5,25% en septiembre a un 3%. Ahora, los mercados esperan que la Fed recorte su tasa a 2,5% a mediados de marzo. Normalmente, durante las recesiones, la tasas de interés se recortan a un nivel inferior a la inflación, por lo que la Fed tendrá que recortar la tasa al 2%.

Si la Fed de Bernanke tiene éxito en evitar lo que podría ser una grave recesión, entonces su desafío será elevar las tasas tan rápidamente como las recortó para evitar una explosión de la inflación.

Pero ese es el mejor de los escenarios. ¿Qué pasa si los precios de las viviendas siguen cayendo? Con otros tres o cuatro meses como el pasado, Bernanke y Paulson comenzarán a evaluar seriamente propuestas agresivas que hasta ahora parecen ser demasiado radicales, como refinanciar con dinero federal las hipotecas en mora y dar facilidades de pago a los deudores de modo que puedan conservar sus hogares, o apoyar a entidades estatales y federales a comprar casas rematadas por ejecución hipotecaria y arrendarlas hasta que repunte el mercado.

La guerra aún no se ha ganando.

Fuente: portafolio.com.co


Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: