Gestion Emprendedora


Cultura para emprendedores: literatura japonesa by cardume

A los profesionales que nos dedicamos a la Gestión, como concepto genérico que involucra desde la eficiencia en la operación hasta la belleza en la estructura, nos es imposible sustraernos al influjo de la cultura oriental, específicamente de Japón. A partir del estudio y aplicación de herramientas y conceptos como el JIT o la estrategia de Ohmae, o de los esquemas del sistema de calidad 5 S’s, uno va investigando y apasionándose con esa cultura basada en una religión introspectiva, de uno mismo, y de una manera de ser contemplativa y al mismo tiempo ejecutiva. Rara mezcla. Dentro de este enfoque, uno de los pilares culturales a los que uno accede es el de la literatura. Bebiendo de estas fuentes uno alcanza a comprender el porqué del pensamiento japonés enfocado al equilibrio y a los resultados.

La literatura japonesa abarca ya más de dos mil años. En sus primeros años la influencia de la literatura china era palpable, pero rápidamente el Japón logró encontrar un estilo propio y de calidad. Cuando el Japón, en el siglo XIX, abrió nuevamente sus fronteras al mundo, la literatura local fue influida fuertemente por la literatura occidental, cosa que aún hoy podemos ver.

Los inicios

En el llamado período arcaico, situado entre los siglos III y VI de nuestra era, Japón dio sus primeras muestras de literatura escrita, entre las que podemos mencionar las crónicas Kojiki (Memorias de los sucesos de la humanidad) y Nihonshoki (Anales de Japón). Así como también las poesías Manyoshu (Colección de diez mil hojas) que más tarde en el año 760 serían recopiladas y está conformada por cerca de 4500 poemas.

Período clásico

A finales del siglo VIII da inicio el período Heian, considerado la etapa clásica de la literatura japonesa, que concluiría a finales del siglo XII. En este lapso de tiempo se comenzó a escribir con caracteres japoneses, ya que anteriormente se utilizaban los caracteres chinos. Un rasgo característico de este período es el protagonismo de las mujeres en las cortes, que a pesar de estar en una sociedad que las obligaba a ser sumisas con el hombre, poseían bastante cultura.

A inicios del siglo X se hace una recopilación de los mejores poemas de 50 años atrás, llamada Kokinshu (Poesías antiguas y modernas). También es necesario mencionar la obra en prosa Ise-Monogatari (Cantares de Ise), que más tarde influiría sobre las dos obras más importantes de esta era, escritas por mujeres.

Escena del capítulo “SEKI YA”, del pergamino ilustrado del Genji Monogatari.

La primera, lleva el nombre de Makura no Soshi (Libro de la almohada), escrita a principios del siglo XI por Sei Shonagon. Libro autobiográfico, que muestra muchos rasgos de la cultura japonesa de la época, como el ideal de belleza de hombres y mujeres entre la aristocracia japonesa.

La otra gran obra, titulada Genji Monogatari (La historia de Genji), escrita casi al mismo tiempo que la anterior, por Murasaki Shikibu, es un inmenso relato de más de 4000 páginas, donde se cuenta la historia del hijo de un mikado (emperador japonés).

Por último, destaca la recopilación de más de mil historias de China, la India y Japón, llamada Konjaku Monogatarishū (Cuentos de antaño). Estos manuscritos quedaron abandonados en un templo budista, hasta que fueron descubiertos en el siglo XVIII.

Período medio

Esta etapa que abarca de fines del siglo XII, hasta principios del siglo XVII, fue muy pobre, debido a las constantes guerras y hambrunas, hubo poca producción literaria la cual recayó sobre los monjes. Así, son de digna mención las obras Heike-monogatari (Cantar de los Taira) y Tsurezuregusa de Yoshida Kenko.

En el siglo XIV aparecen las representaciones teatrales llamadas No, que tenían como propósito la exaltación patriótica y la propaganda religiosa, recordemos que la literatura de estos tiempos fue elaborada por monjes budistas.

Aislamiento japonés

Los primeros europeos en tener contacto con la cultura japonesa, fueron los marinos, mercaderes y misioneros del siglo XVI. Ante estos primeros encuentros, los japoneses mostraron bastante tolerancia, incluso aceptando el catolicismo. Pero los dirigentes del país, el shogunato Tokugawa, desconfiaron de las intenciones de los europeos, expulsándolos y llevando al país a un aislamiento de más de 200 años.

Esta etapa dio inicio en el siglo XVII prolongándose hasta mediados del XIX, que fue cuando Japón abrió de nuevo sus puertas al mundo. Dentro de la producción literaria del país, se hace notable en cuanto a poesía, novela y teatro.

En la poesía, destaca Matsuo Basho, quien comnpuso los haiku, pequeños poemas que con la mínima cantidad de palabras, se trata de expresar el máximo de cosas.

En cuanto a novela, destaca Saikaku Ihara, escritor de Hombre lascivo y sin linaje, su obra más conocida, donde se muestra un vivido reflejo de la vida de la época. Causa por la cual estuvo cerca de morir en la hoguera.

En el caso del teatro hubo dos tendencias distintas en ejecución, una el kabuki, representado por personas y el joruri, donde se empleaban marionetas. El más grande representante del teatro en esta época fue Chikamatsu Monzaemon.

Período imperialista

Después de 250 años de aislamiento, con la llegada al poder de los Meiji, los escritores gozaron de cierta libertad para escribir. Hubo evolución en el aspecto lingüístico, se simplificó la estructura del lenguaje japonés y se agregaron palabras para designar ideas tan comunes en Occidente como deporte o derechos humanos. Esto gracias a la disposición del país a aprender del mundo occidental, siendo los escritores los principales promotores de la comunicación entre la cultura japonesa y la ciencia occidental.

Ryunosuke Akutagawa, cuentista que recuperó la obra de Cuentos de antaño, entre los cuales podemos destacar el cuento titulado El tabaco y el demonio, donde se explica como fue introducido el tabaco en el Japón. Otro de esos cuentos es El biombo del infierno, donde induce al lector a reflexionar sobre qué es la belleza.

Junichiro Tanizaki, escribió todas sus novelas alrededor de un sólo tema, el sexo. Por su parte, Yasunari Kawabata se centró en el amor no correspondido. En 1968, este escritor fue el primer nipón en ganar el premio Nobel de Literatura. Una de sus obras más conocidas fue Mil grullas, basado en el Romance de Genji, pero en un contexto moderno. Se suicidó en 1972.

Posguerra

Inmediatamente después de que Hiroshima y Nagasaki fueran bombardeadas por EEUU en la Segunda Guerra Mundial, Japón se rindió, sólo para renacer de las cenizas y aprender de los errores, llegando a ser una de las potencias del mundo en la actualidad.

Los cambios sociales, políticos e ideológicos, dieron pie al surgimiento de una nueva generación de escritores. Masuji Ibuse publicó Lluvia negra (Libros del Asteroide, 2007), de la cual hay una versión cinematográfica. Shintaro Ishihara escribió La tribu del sol y Seicho Matsumoto creó Niebla negra. Aunque de todos ellos hay dos que destacan más aún, se trata de Dazai Osamu y Yukio Mishima.

Entre las obras de Dazai Osamu, podemos mencionar El sol que declina y Ya no humano, las dos en parte autobiográficas, donde crítica asperamente la hipocresía del mundo moderno. Yukio Mishima, gran figura de este período, escribió Confesiones de una máscara, El pabellón de oro, El mar de la fertilidad, entre otras. Cuando entregó esta última obra al editor, una hora después se hizo el seppuku, en protesta a la democracia occidental que no toleraba.

Vanguardias

Se considera este período a partir de los Juegos Olímpicos de Tokio en 1964, fecha que marca la apertura de Japón al mundo, logrando poseer una mentalidad cosmopólita y moderna.

Entre los escritores de estos tiempos podemos mencionar a Kenzaburo Oe, segundo autor japonés en obtener el premio Nobel de Literatura en 1994, obras como Nuestro Tiempo y Una experiencia personal, muestran gran evolución en su estilo, debido mayormente a sus vivencias. Otro escritor destacado es Shusaku Endo, cuyo prestigio está basado en dos de sus obras, Silencio y El Samurai, que han causado gran polémica en su país. Para finalizar, encontramos a Kobo Abe, autor de La pared, catalogada como la obra más vanguardista de la literatura del Japón.

Las formas literarias

Autores significativos y obras

Algunos autores famosos y obras literarias de significativas cualidades, son listadas en orden cronológico enseguida:

Literatura clásica

Literatura del período medio

Literatura pre-moderna

Literatura moderna

Fuente: Wikipedia


4 comentarios so far
Deja un comentario

Me gusta la literatura japonesa

Comentario por Magdalena Villalobos

horrible !!!! jjajjja

Comentario por mili

Exelente,…

Comentario por Everardo Acevedo

Oye esto no es original a la otra crea artículos tuyos, esto te lo copiaste de wikipedia.

Comentario por Anónimo




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: