Gestion Emprendedora


La desconfianza entre gerencia y accionistas descarriló una fusión. by cardume
febrero 29, 2008, 12:57 pm
Filed under: 746, calidad, competitividad, Costos, Emprendimiento, Gestión, gestionemprendedora, negocios

En junio, por primera vez en décadas, habrá un nuevo gigante de los dulces independiente: Cadbury. Pero sus arquitectos tenían la intención de agregar otra marca icónica: Hershey. Hace poco más de un año, Todd Stitzer, presidente ejecutivo de la británica Cadbury Schweppes PLC se sentó en un hotel con Richard Lenny, su contraparte de Hershey Co., para sugerirle que crearan un “coloso global de los confites”.

El encuentro desató una reacción en cadena que ha dejado a Cadbury, que desde entonces decidió escindir su negocio de bebidas, defendiéndose sólo y a Hershey bajo el firme control de su mayor accionista, un organismo de caridad hermético llamado Hershey Trust Co. Los eventos culminaron a fines del año pasado con la renuncia de Lenny y la subsiguiente salida de ocho directores de Hershey en lo que un periódico local apodó “la masacre del domingo por la noche”.

La empresa de chocolates estadounidense enfrenta una serie de retos. Las ganancias de Hershey se han deteriorado y la compañía ha perdido participación de mercado frente a su rival Mars Inc. Su acción ha caído cerca de 31% en los últimos 12 meses, cerrando a US$37,28 el lunes en la Bolsa de Nueva York, mientras que el índice de Alimentos y Bebidas de EE.UU. de Dow Jones Wilshire ha subido 5,6% durante el mismo período.

La caída de Hershey ofrece una imagen de cómo un rompimiento de las comunicaciones y la confianza entre los principales actores de una compañía, es decir la gerencia, la junta directiva y los accionistas clave, puede paralizar a una organización y dejarla vulnerable. Como escribió el presidente de la junta de Hershey Trust, LeRoy Zimmerman, en una carta a la junta de Hershey: “El alma de la colaboración es la verdad”.

Hershey Trust se volvió agresivo después de concluir que Lenny les había ocultado las negociaciones con Cadbury y el declive financiero de la compañía. Ahora el futuro del pueblo de Hershey, en Pensilvania, donde opera la empresa y sus 12.771 habitantes según el censo de 2000, está en las manos del fideicomiso.

Las élites locales controlan la junta de Hershey Trust, que a su vez posee un 30% de las acciones de Hershey, controla un 79% de las acciones con derecho a voto y tiene la autoridad legal de nombrar o retirar hasta cinco sextos de los directores de la compañía.

Cadbury y Hershey habían coqueteado con la idea de una fusión por décadas. Pero Hershey insistía en un acuerdo de iguales y los dos bandos no acordaban como manejar el negocio de bebidas de Cadbury. Stitzer aseguró a Lenny que la empresa se desprendería de la división, lo cual sucedió meses después. Lenny dijo que consultaría el plan de Stitzer con su junta y le daría una respuesta.

Exactamente, cuándo volvieron a hablar Stitzer y Lenny es tema de debate. Lo que es cierto es que las negociaciones entre ambos nunca despegaron. En abril pasado, Robert Vowler, el enlace entre el fideicomiso y la compañía pidió a Lenny explicaciones sobre la posición de Hershey frente a Cadbury. En ese entonces Lenny le dijo que había recibido una propuesta de Stitzer, según una fuente al tanto. En una serie de hoscos intercambios, Vowler acusó al presidente ejecutivo de retener intencionalmente información, según fuentes al tanto. Lenny respondió que esa era responsabilidad del representante del fideicomiso en la junta de Hershey, Robert Cavanaugh, quien no notificó al fideicomiso debido a que no sabía que tan detallada era la propuesta de Cadbury, según una persona familiarizada con la situación.

Cuando la empresa reportó un decepcionante segundo trimestre en julio, la junta del fideicomiso fue tomada por sorpresa, dicen fuentes al tanto. Una vez más, Lenny había retenido información, según creen.

A principios de septiembre, el fideicomiso tomó cartas en el asunto de Cadbury. Representantes de Hershey Trust y Cadbury se reunieron en Nueva York, Lenny no fue invitado.

Pero para entonces las cosas habían cambiado. La crisis del crédito había hecho que la venta del negocio de bebidas de Cadbury fuera menos segura y el descenso en el desempeño de la empresa la hacía menos atractiva. Las conversaciones
no condujeron a ningún lugar y el primero de octubre Lenny llamó a Zimmerman para decirle que iba a “retirarse”.

Julie Jargon, Matthew – Karnitschnig y Joann S. Lublin, Wall Street Journal

Anuncios

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: