Gestion Emprendedora


El mejor cocinero del mundo: más gerente que artista by cardume

“Poco importa si el chef practica su culinaria en las ollas o en la cabeza. Lo importante es crear intelectualmente y delegar en un equipo bien formado y aceitado la ejecución de las recetas. Y, al final, asumir la responsabilidad de si al restaurante le va bien o le va mal…, mi cocinero en jefe en el (restaurante) Luis XIV, ejecuta mejor que yo”, dijo en reciente entrevista a la revista brasilera Veja, Alain Ducasse, el único chef de cuisine que con 14 estrellas, ostenta la categoría más alta en el mundo de la gastronomía.

Viniendo de alguien que ha conseguido un éxito incomparable en un mundo con innegables visos de sofisticación -ahora tan de moda entre quienes se declaran desafectos a las profesiones tradicionales y se inclinan por la independencia, antes que por el empleo-, el francés invita a reflexionar acerca de las razones del éxito de una empresa, aún de aquella que pareciera gravitar más cerca del arte, de la inspiración creadora, del placer sibarita, que del negocio.

No se nos escapa el lugar de privilegio en el que monsieur Ducasse pone a la creación, a la alta factura intelectual como responsable del éxito de su empeño gastronómico. Claro, una empresa, cualquier empresa, depende sobre todo de las ideas con las que se geste para alcanzar el éxito.

Tanto más ahora, cuanto que vivimos en la sociedad del conocimiento, en un mundo globalizado en donde lo verdaderamente valioso, lo único e irrepetible, es lo que resulta capaz de producir el pensamiento. Empeño que en las empresas tiene que ver con el diseño de estrategias de negocios, con establecer qué es lo que se debe hacer y cómo.

Un propósito que ha ido perdiendo el carácter único y sofisticado que invoca Ducasse y se ha ido convirtiendo en un ejercicio inocuo, marginal, en el que se impone el eco cacofónico de las voces que pregonan lo que ya todos están haciendo en el mercado. O en el que predominan intrincadas componendas políticas en las que lo que está verdaderamente en juego es la defensa de mezquinos poderes e intereses y no el mejor futuro para una organización.

Sabemos tan bien como este chef que el pensamiento tiene que ir acompañado de la acción, se nutre de la acción, por lo que en algún momento se tiene que pasar de las ideas a los sartenes y probar, probar mucho, antes de establecer los ingredientes finales, las cantidades exactas, los tiempos y las combinaciones perfectas que le ganen al plato el aplauso de los paladares más exigentes. Pero aún en ese caso, son las ideas las que sintetizan finalmente el libreto exitoso. Para que después se les ejecute con precisión milimétrica, no exenta de la inspiración y el carácter en los que cada chef resume su propio sello, sin que se aparte por ello un ápice de la receta ganadora.

Dueño de un emporio gastronómico integrado por 21 restaurantes gourmet en 8 países, en los que trabajan 1.400 personas y que facturó el año pasado el equivalente a 50.000 millones de pesos, Alain Ducasse, el mejor cocinero del mundo, tiene quizás más de gerente que de artista. Los resultados de su negocio parecen confirmarlo. ¿Pero puede uno olvidarse de las 14 estrellas que lo hacen también el mejor en la cocina? Como la arista de una voluptuosa figura geométrica en la que se unen dos caras distintas, el francés reúne en sus propuestas provocadoras lo mejor de la tradición culinaria de occidente con el sentido práctico de quien entiende que las personas van a un restaurante a comer y a pasarla bien.

Camilo Gaitán García – Director, CGG Consultoría Gerencial – portafolio.com

Anuncios

2 comentarios so far
Deja un comentario

¿Qué linda y amena forma de colocar los pies sobre la tierra (y la cabeza en el cielo) en los asuntos gerenciales. Estas mismas ideas tan hábilmente expuestas las podrían haber escrito Henry Fayol a fines de los 1890, que es cuando comenzó sus primeros borradores de su teoría sobre los principios de administración, o F. W. Taylor sobre lo que se llamaba en esa época “administración científica” (que era en realidad “explotación científica”).

Comentario por Manuel Gross

(Resumo después de una interrupción inevitable):
¿Qué linda y amena forma de colocar los pies sobre la tierra (y la cabeza en el cielo) en los asuntos gerenciales. Estas mismas ideas tan hábilmente expuestas las podrían haber escrito Henry Fayol a fines de los 1890, que es cuando comenzó sus primeros borradores de su teoría sobre los principios de administración, o F. W. Taylor sobre lo que se llamaba en esa época “administración científica” (que era en realidad “explotación científica”). Es decir, que lo esencial en cualquier sistema abierto, desde un simple organismo vivo hasta una gran organización internacional, es una clara asignación de responsabilidades, tanto de los aspectos de la generación de ideas como en la ejecución prácticas de las tareas necesarias, ambas cosas indispensables, guiadas por la voluntad, para conseguir el logro de los objetivos propuestos.
Todo lo expuesto hasta aquí es todavía más valioso en estos tiempos (espero que transitorios) cuando hay toda una corriente desquiciadora de las sanas prácticas de la administración, no en el sector privado que las tiene me parece en un alto concepto, sino que en la prédica del sector público que pretende diluir sus obligaciones mediante slogans tales como “todos somos responsables”, “no es el momento de buscar responsables”, “tenemos que resolverlo entre todos”, etc.
Aquí en Chile, en sectores de organizaciones sociales y ONGs, se está poniendo de moda un maligno y perverso cliché que atenta contra la vida misma de las instituciones: “El que lo dice lo hace”. Con esto se incentiva a los miembros a quedarse callados, para no tener que hacer algo. Y considerando la popularidad del conocido aforismo “el que nada hace nada teme”, tenemos el escenario perfecto para que nadie diga nada ni nadie haga nada. Y todos vivirán felices sin temer a nada.

Comentario por Manuel Gross




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: