Gestion Emprendedora


Sobre tipologías y topologías by cardume
julio 1, 2008, 5:49 pm
Filed under: General

¿Por qué el título? Porque trabajar una organización es como hacerlo en una “hoja de goma”, analogía muy recurrida en la topología matemática. Podemos doblarla, transformarla, cambiarla, pero sigue siendo la misma equivalencia geométrica. Esto viene al caso de las tipologías: nos tratan de explicar lo inexplicable ya que cuando estamos tratando de conceptualizar una organización en base a los perfiles o tipos definidos, ésta cambia y se nos aparece transformada. Específicamente, ésto lo he podido comprobar cuando he trabajado en el diseño e implementación de Sistemas de Gestión de Calidad (SGC). Los autores nos tipifican las organizaciones de mil maneras, desde la “organización que aprende” hasta la “estática”. Mi experiencia personal me ha enseñado que solamente existen 3 tipos distintos de organizaciones sobre las cuales podemos intervenir:

a) la indiferente. Su personal, generalmente bien pagado o por lo menos con la variable “seguridad personal” asegurada (valga la redundancia), no se preocupa por las mejoras. No busca las oportunidades. Defiende el statu quo, es enemigo (no militante) del cambio, adopta posiciones gatopardescas: venga el cambio, mientras no cambie nada. Es la organización típica de la administración pública, o de empresas privadas anquilosadas (los dinosaurios). La edad promedio de su personal es elevada (generalmente superior a 45 años). Su objetivo principal es mantener lo ganado.

b) la atenta. Es curiosa, acepta el cambio aunque no lo busca con pasión. Se interesa por lo nuevo siempre que no afecte posiciones ya ganadas. Es una buena materia prima para la innovación cuando comprende el concepto. No es amante del riesgo aunque sí acepta experimentar. Es la organización de las empresas en sus etapas de crecimiento y madurez. La edad promedio de su personal está en la temprana madurez (entre 35 y 45 años). Su objetivo principal es consolidar lo ganado, con cierta dosis de experimentación para avanzar un poco más allá.

c) la comprometida. Busca el cambio y lo crea y administra. Es enemiga acérrima de lo estático. Se monta en las últimas tecnologías. Es frenética, insolente, descontraida, informal. Su personal es joven (generalmente bajo los 30 años). Su objetivo es el cambio por el cambio.

¿Cómo manejar, en la práctica, estas tipologías? La organización indiferente es susceptible de manejarse con normativas; les encantan las políticas, las normas y los procedimientos. La atenta se puede manejar con sistemas formales como los SGC, que incorporen mecanismos que permitan la Mejora Continua. Y la comprometida… sólo hay una manera de manejarla: con liderazgo.

Identificando la tipología, podemos usar las organizaciones como si fueran “espacios topológicos”.






Los comentarios están cerrados.



A %d blogueros les gusta esto: